Los EPIs o Equipos de Protección Individual se han convertido en una pieza clave durante la crisis sanitaria que comenzó en 2020 por la expansión de la pandemia por COVID-19. Son fundamentales para proteger a los trabajadores de los riesgos que supone su actividad para su seguridad y para su salud. Se trata de un equipamiento que es especialmente importante para los sanitarios, sobre todo en lo que se refiere a su vestuario y a los equipos de protección respiratoria. ¿Qué son exactamente, cuál es su función y cómo protegen del coronavirus? Lo explicamos todo, a continuación.

¿Qué son los Equipos de Protección Individual (EPIs)?

Los Equipos de Protección Individual son llevados o sujetados por los empleados mientras realizan su trabajo. No se trata de que reduzcan el riesgo de accidentes, porque no lo hacen, pero sí que minimizan, e incluso eliminan, los daños que puede ocasionar cualquier contratiempo en su actividad profesional.

Para ser considerados como EPIS, deben cumplir con una serie de normativas, tanto a nivel nacional, como europeo, de modo que solamente pueden comercializarse todos los que puedan garantizar la salud y la seguridad de los usuarios que los utilicen, sin que exista ningún tipo de riesgo para otras personas, bienes o animales.

Por otro lado, los EPIs no deben ocasionar molestias a los trabajadores que los lleven. De ahí que sea tan importante elegir muy bien el diseño y la talla más adecuada en cada caso, para el usuario y para la actividad correspondiente. Normalmente, este equipamiento consta de ropa de protección, protección respiratoria y ocular y guantes, entre otras cosas.

¿Por qué son importantes los EPIs para proteger contra el COVID-19?

La principal función de un EPI, es servir como barrera protectora ante los riesgos propios de una profesión. Debe utilizarse únicamente, en aquellas situaciones en las que no es posible evitar los riesgos por otros medios.

Es importante saber, que hay diferentes protocolos para el uso de los EPIs, en función del sector en el que se desarrolla una actividad. Si hablamos de COVID-19, el sector hospitalario es en el que debemos poner el foco. Según el protocolo del Ministerio de Sanidad del año pasado, en plena lucha contra el coronavirus, los profesionales sanitarios debían llevar Equipos de Protección Individual, en casos como los siguientes:

  • Cuando se toman las muestras clínicas del COVID-19.
  • Para trasladar o atender pacientes en investigación, aunque solo sean confirmados como probables.
  • Cuando entran en habitaciones donde hay infectados por COVID-19.

Para determinar estas pautas, se tiene en consideración los medios de transmisión del coronavirus: por contacto directo con las secreciones de los pacientes infectados y mediante las gotas que se encuentran en suspensión aérea. ¿Cómo son los EPIs de los sanitarios? Consisten en una bata impermeable, una protección ocular con la montura integrada, mascarillas FFP2 y guantes, normalmente.

En Nadriza Canarias, como especialistas en la distribución de Equipos de Protección Individual, disponemos en nuestro catálogo del vestuario sanitario, con todo el material de protección necesario para utilizar en hospitales, clínicas, farmacias, laboratorios o residencias, entre otros lugares, para utilizar frente al coronavirus.

Ofrecemos una extensa gama de equipos de protección y vestuario laboral, además de señalización o artículos desechables, con el objetivo de satisfacer las necesidades de todos nuestros clientes para que puedan desempeñar su trabajo de forma segura y cómoda.

Los fabricantes con los que trabajamos cumplen con todas las normativas exigidas por la Unión Europea en lo que se refiere a artículos para la protección laboral, lo que nos permite garantizar la calidad de todos nuestros productos.

 

Comments 0

Leave a Comment